Para melómanos, los elefantes

Estándar

Notas Acusmáticas

La música está en todos lados. Soñamos con música, despertamos con música, escuchamos música en la calle, en el trabajo, en el gym, en el ensayo, durante la ducha, en el auto, en los restaurantes, dormimos escuchando música y nos sentimos bien debido a la música… Así transcurre la vida de muchas personas y la trascendencia de este arte es monumental en nosotros, pero asombrosamente también tiene repercusiones en los animales.

Loros, gatos, perros, monos y hasta elefantes pueden verse en cientos de videos en YouTube disfrutando de la música. Uno de los que vi recientemente a causa de la viralidad fue el de la elefante ciega Lam Duan, de 62 años de edad, residente de un refugio para paquidermos ubicado en Tailandia. Paul Barton decidió trasladar uno de sus pianos en medio de las montañas para interpretar diversas piezas de Chopin, Bach y Beethoven al darse cuenta de que tranquilizaba a los elefantes.

En el canal del pianista pueden apreciarse videos con varios de estos majestuosos animales, de distintas edades y algunos con historias muy tristes de maltrato e infelicidad. No obstante, todos por igual muestran un comportamiento similar, dejando de lado el estrés que los agobia al escuchar una obra musical. Sí, la música es una medicina universal.

Lam Duan se balancea, como si quisiera bailar al unísono. Otra elefante anciana de 80 años llamada Ampan disfruta de su melodía favorita: Clair de Lune de Debussy; Barton la toca una y otra vez puesto que brinda gozo a Ampan, pues agita sus grandes orejas, como los perros su cola, en señal de felicidad, quien parece ponerse triste cuando es momento de decir adiós. Por otro lado, Peter, un paquidermo joven, se muestra juguetón y también quiere tocar el piano usando su larga trompa, dando golpes en las teclas.

De sobra es conocida la inteligencia de los elefantes. Sus cerebros son más grandes que los de cualquier otro animal terrestre, tienen una masa de poco más de 5 kilogramos y un total de 257 mil millones de neuronas, de las cuales posee la misma cantidad en su córtex cerebral que un cerebro humano. En términos de estructura y complejidad, su cerebro es muy similar al de nosotros, lo cual sugiere que existe evolución convergente.

Según Wikipedia, los elefantes exhiben una variedad de comportamientos, incluidos aquellos asociados con el duelo psicológico, el aprendizaje, el mimetismo, el cuidado maternal, el juego, el altruismo, el uso de herramientas, la compasión, la cooperación, la conciencia de sí mismos, la memoria y el lenguaje. Además, existe evidencia que sugiere que los elefantes son capaces de entender el gesto de señalar: la habilidad de comunicar en forma no verbal extendiendo un dedo, o su equivalente, hacia un objeto. Todo indica que los elefantes son muy inteligentes, tanto como los cetáceos y los primates.

¿No les gustaría tener la experiencia de tocar para un elefante? Seguramente sería algo muy gratificante y más cuando estás haciendo una labor altruista al ayudarlos a sentirse bien. Sentir que la música que interpretas le da paz a otra persona es fabuloso, pero crear el mismo efecto en un animalito es increíble. ¿Cuántos de ustedes se han puesto a tocar y de pronto se acerca su mascota a disfrutar de la música? Sé que a Boogie, mi labrador, le encanta.

Por ello es que debemos admirar la belleza de la música y de lo que provoca en, al parecer, todos los seres vivientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s