Gibson en bancarrota. ¿El final del ícono del rock y el blues?

Estándar

Notas Acusmáticas

La tecnología es cada vez más una necesidad que un plus, es una herramienta para el trabajo y para la diversión. Hemos llegado a un punto en el que ya no es posible concebir la idea de vivir sin nuestras computadoras, sin nuestros smartphones, sin inteligencia artificial que nos ayude a hacer la chamba por nosotros.

Robots que improvisan musicalmente, músicos amputados con brazos biónicos que se convierten en súper humanos, secuenciadores que con sus códigos crean mejores ritmos que un productor que estudió durante años, programas y aplicaciones que te permiten hacer música en cualquier parte y ya no nada más en un estudio… no vayamos tan lejos, teclados y sintetizadores donde puedes usar y crear sonidos que sólo han sido escuchados en tu imaginación y que suenan a guitarras eléctricas…

Quizá ahí radica uno de los problemas que está enfrentando Gibson en este momento. La legendaria marca de guitarras eléctricas se ha declarado en bancarrota. En el mundo de la música, te puede o no gustar esta marca, pero sin duda representa una noticia preocupante, porque ¿cuánto tiempo falta para que Fender sufra la misma situación? ¿Se imaginan un mundo donde ya no existan las guitarras eléctricas?

A través de un comunicado, Gibson Brands informó que se encuentra trabajando con un banco de negocios para refinanciar sus deudas que ascienden a los 500 millones de dólares y tratar de salvarse de la quiebra. Una deuda que ahoga cada vez más un negocio que está en caída libre “porque las guitarras se ven como algo del pasado”, se lee en diferentes medios.

La baja en la venta de sus instrumentos es la principal causa que ha puesto en números rojos a la creadora del icónico modelo Les Paul, utilizada por Eric Clapton, Jimmy Page de Led Zeppelin, Duane Allman de The Allman Brothers Band, Bob Marley; George Harrison, John Lennon y Paul McCartney de The Beatles; Robert Fripp de King Crimson, The Edge de U2, Billy Gibbons de ZZ Top, Ace Frehley de Kiss, John Fogerty, Joe Perry de Aerosmith, Pete Townshend de The Who, Gary Moore o Carlos Santana.

Entre los muchos músicos que han utilizado una Gibson cuyo catálogo incluye las SG, Flying V, Explorer, J-45 y las Humminbird –y que algunos de ellos cuentan inclusive con sus propios modelos-, destacan B.B King, Chuck Berry, Elvis Presley, Slash de Guns N’ Roses, Dave Grohl de Foo Fighters, Billie Joe Armstrong de Green Day, Lenny Kravitz, Mick Jones de The Clash, Angus Young de AC/DC, Tom Morello de Audioslave, Tony Iommi de Black Sabbath, Glenn Tipton de Judas Priest, Frank Zappa, Gustavo Cerati de Soda Stereo y hasta José Madero de Panda.

Fundada en 1894 por Orville Gibson en Kalamazoo, Michigan, posteriormente trasladada a Nashville, Tennessee, donde aún tiene su sede, le debemos a esta marca nada menos que la invención de las guitarras eléctricas. Así como se escucha: si nunca hubiera existido Gibson quizá el desarrollo de la música sería muy diferente al que conocemos. ¿Qué habría sido del blues, del rock and roll y de toda la evolución musical?

Desde 1920, Gibson fue responsable de muchas innovaciones en el diseño de las guitarras y se convirtió en un líder en el mercado de las guitarras tipo “archtop”, como el modelo Gibson L5. Pero su gran aporte data de 1936 cuando presenta la primera guitarra española electrificada “Electric Spanish”, la Gibson ES-150, reconocida como la primera guitarra eléctrica del mundo. Por eso es que la noticia de su posible quiebre resulta triste y vergonzosa.

Posteriormente, alrededor de 1950, Leo Fender fue quien diseñó la primera guitarra eléctrica sólida con mástil desmontable y piezas intercambiables, para que los intérpretes no tuvieran problemas al tener que cambiar piezas gastadas o rotas por el uso. Era el nacimiento de la Fender Broadcaster, que tuvo problemas con el nombre con CBS quien le prohibió utilizarlo, por lo que las guitarras de esos años son conocidas como Nocaster hasta que se inventó el nombre Telecaster, primera de muchas guitarras eléctricas de cuerpo sólido con las que surgirían los famosos modelos Stratocaster y Esquire, dando paso a la era musical que conocemos actualmente. Más tarde surgieron las Rickenbacker, Ibanez, Yamaha y Jackson.

Evidentemente no podemos culpar a la tecnología de lo que está sucediendo en la industria de la venta de guitarras eléctricas, pues sin ella las propias guitarras nunca habrían existido. Es el avance tecnológico el que nos ha permitido vivir como lo hacemos hoy en día, con la comodidad de nuestros smartphones y el streaming. Pero, ¿cómo rescatamos lo acústico, lo tradicional, los primeros inventos que dieron vida al rock, en un mundo que tiende cada vez más a lo digital?

El propio Eric Clapton vaticinó hace unos años el fin de una era, pues “las guitarras eléctricas dejaron de ser un objeto deseado para los adolescentes que formaban bandas en los garajes de los suburbios”. Incluso en algunos espacios se ha culpado a la música electrónica, al rap y por supuesto al –odiado por muchos y amado por otros tantos- reggaetón. ¿De verdad los reggaetoneros tienen la culpa? Aunque me cueste decirlo, yo no lo creo, por más que aborrezca sus simplones y monótonos ritmos y sus deleznables letras.

Más bien se trata de una cuestión de adoptar las nuevas tecnologías con los instrumentos característicos del rock, un movimiento nacido del blues. Es rescatar esa esencia. Ese cúmulo de sentimientos, de protestas, de liberación del alma. La música rock se caracteriza por la utilización de las guitarras eléctricas con distorsión, y sin duda alguna con la noticia de la bancarrota de Gibson se alimenta el cliché de la muerte del rock. Pero como he mencionado anteriormente, el rock sigue con vida a través de esas melodías distorsionadas, de sus potentes ritmos, de sus mensajes sociales y profundos y de su armonía sin igual.

Alguna vez escuché a Dave Grohl mencionar algo acerca de que no le gustaba para nada la música electrónica, que para él la música rock era precisamente ir en contra de esa tecnología, aunque los propios Foo Fighers hayan terminado por implementar sintetizadores en sus conciertos. De alguna manera, Dave tiene razón, porque por eso nació el rock, como una contracultura que protesta contra las tendencias impuestas por el sistema capitalista. Y hay que entenderlo, la tecnología es la evolución de las fuerzas productivas propias del sistema que con tanta maestría explicaba Marx.

Entonces, nos encontramos en un punto de contradicción. No podemos negar el origen del rock, pero tampoco podemos aislarnos del mundo y apartarnos de la tecnología. Lo único que nos queda es adoptarla y transformarla con un fin: el de sensibilizar a través de la música, el de concientizar a las masas con nuestros mensajes, el de hacer reflexionar y bailar a las personas con nuestras guitarras eléctricas con distorsión, mientras las envolvemos con nuestras atmósferas y secuencias en un sueño infinito de unión y de paz. Estoy segura de que así lograremos contagiar a las nuevas generaciones para que sigan comprando guitarras y armando bandas en sus garajes. A la mejor surge una nueva ola de rock.

Para finalizar, hay que tener muy presente que, por muy avanzados que resulten los sintetizadores, las secuencias y toda la producción que nace de una computadora nunca se podrán comparar al cálido sonido que produce la madera de una guitarra eléctrica con determinadas pastillas y cuerdas. Cada instrumento acústico o eléctrico tiene un sonido característico que se complementa con el roce de las manos que le dan vida, creando un sonido tan único, tan sincero y fogoso que jamás podrá ser emulado por la tecnología digital, que carece de cuerpo y alma para permitirse sentir lo que nos hace humanos y que transmitimos a través de nuestras creaciones. ¡Larga vida al rock!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s