10 pasos para fracasar como banda emergente

Estándar

Notas Acusmáticas

Los músicos hipócritas nunca van a triunfar

En mi columna pasada escribí sobre los “amigos” que no apoyan ni con un like a la banda de su conocido músico, enumerando una serie de cuestiones que influyen para ayudar o detener el crecimiento de esa banda emergente para que se convierta en headliner. Pero lamentablemente y por asombroso que parezca, esta actitud también se ve reflejada ¡en los propios músicos!

Uno pensaría que a sabiendas de las dificultades que hay que vencer para salir adelante con un proyecto independiente, los demás músicos se darían la mano los unos a otros para seguir avanzando, pero no es así. Por ahí he visto un meme de la cadenita de apoyo que hacen los músicos europeos para avanzar por igual, mientras que en la línea latinoamericana se ponen el pie entre ellos, se empujan hacia atrás y se tiran, ocasionando que nadie pueda llegar a la cima.

¿Por qué ocurre así? Quien esto escribe manifiesta, como en columnas pasadas, que se debe a la insinceridad, es decir, el fingir una cosa y hacer otra, a la hipocresía, envidia o como quiera llamársele a esta actitud tan absurda como incoherente que emana de las personas que nunca podrán llenar su corazón de satisfacción. Lo único que les queda a estas personas falsas es seguir cosechando lo que siembran, o sea, inundarse en el lodo que pretenden echarles a los demás.

¿Cómo podemos identificar a estos músicos hipócritas? Muy fácil:

  1. Son los que piden que le des like a su banda pero no le dan a otras.
  2. Son aquéllos que te dan like pero te lo quitan tiempo después, pensando que no te vas a dar cuenta.
  3. Son los que te critican cuando suenas mal en el escenario en lugar de ecualizarte.
  4. Son los que ven como una “competencia desleal” a las otras bandas.
  5. Son los que le tiran el perro a la novia de su supuesto amigo músico mientras no se da cuenta.
  6. Son los que se fusilan las ideas de otras bandas emergentes y las presentan como propias.
  7. Son los que se roban los contactos en lugar de pedirlos.
  8. Son los que hablan mal de otras bandas a sus espaldas e inclusive inventan mentiras.
  9. Son los que de pronto te dejan de hablar porque estás creciendo más que ellos, pero se ponen de tapete con bandas que ya son famosas.
  10. Son los que miran con envidia a otras bandas por su buena aceptación con el público en lugar de motivarse y trabajar más fuerte…

Muy duro, pero ¿saben por qué lo comento de esta manera? La lista no se detiene ahí y a pesar de los consejos de muchos expertos en la materia, estos músicos hipócritas no logran quitarse de la cabeza la idea de que poniendo obstáculos en el camino se verán beneficiados. ¡Y no hay nada más falso! La realidad es que si haces el bien, te irá bien a ti. Así de simple. No puedes esperar que al cultivar odio florezca amor. Hay que generar una actitud positiva para atraer esa buena energía de impulso que tanto buscan los proyectos independientes.

Desglosemos un poco la lista anterior:

  1. ¿Cuántos se han topado con que son los mismos músicos quienes no comparten información de tu banda? Por eso mismo, algunos caen en el grave error de etiquetar a todos sus contactos esperando muchos likes. ¡No hagas esto!, porque lo único que lograrás es que te bloqueen o se harten de tu banda.
  2. No regatees el like que ya diste. Lo único que queda en evidencia es que “utilizas” la fuerza de los likes para el beneficio de tu banda. Los músicos sinceros siempre tienen en mente “crecer juntos”, no a costa de otros.
  3. Al presenciar a otra banda a la mejor el bajo está muy alto, la guitarra no se escucha, o quizá los coros están más altos que la voz principal; este tipo de detalles son fácilmente identificados por otros músicos, así que si te encuentras en esta situación haz patria y acude con el ingeniero del lugar para arreglar el sonido. La banda en el escenario te lo agradecerá y procurará hacer lo mismo contigo.
  4. La competencia siempre es buena. Si una banda suena mejor que la tuya, entonces regálale tu admiración e intenta ensayar más duro o rifarte en el escenario para sonar igual o mejor.
  5. ¿Qué es eso de tirarle la onda a la pareja de un colega? ¡FAIL! Esta es una de las razones por las que los músicos están tan desprestigiados en la cuestión de la sinceridad. No hagas lo que no te gustaría que te hicieran.
  6. ¡No le copies a otras bandas! Te verás mal. Los músicos tenemos la virtud de ser más creativos, así que intenta innovar. Tus fans te lo agradecerán, además de que se darán cuenta si te fusilaste la idea que otro grupo presentó antes que tú.
  7. ¿Qué es eso de “espiar” a las otras bandas? ¿Por qué no mejor le pides sus contactos? Ofréceles uno a cambio de otro y todos contentos.
  8. ¿Por qué hablar mal de otras bandas? Créanme, un chismoso nunca tendrá buena imagen.
  9. Si ya construiste amistades con otras bandas, consérvalas, no dejes de hablarles. En algún momento, una de las dos crecerá más que la otra y extrañarás su amistad. Y no porque conociste a una banda famosa en el backstage ya son tus amigos, lustrarles los zapatos se ve pésimo y no te ayudará a crecer.
  10. Observa y aprende. No te sientas mal por el triunfo ajeno, al contrario, si una banda llega a la cima con una actitud sincera y de cooperación con otras, todas van a crecer por el mismo camino.

De verdad, mis respetos para todos los músicos emergentes. No hay nada más difícil que emprender un proyecto en donde tienes a todo el mundo en tu contra. Empezando por los papás que (a veces, no siempre) te dicen que “no te dediques a la música porque te vas a morir de hambre”, siguiendo por las parejas que no comparten la pasión por la música y que te presionan para que “dejes de jugarle al rockerito”, sufriendo con puertas cerradas y terminando por decidir si dejar de comer y desvelarse para ensayar, o tener que rifársela en el metro con su instrumento y rezando para que no lo vayan a asaltar (porque su guitarra no cuesta 3 pesos).

Así, son muchas más las dificultades que tiene que pasar un músico independiente como para todavía estarse peleando con colegas del gremio.

La música es quizá el arte más difícil de conquistar, puesto que requiere de mucha inversión económica, de tiempo y esfuerzo y, para acabarla de amolar, la mayoría de las bandas no reciben ni un quinto por realizar su pasión. Es por eso que entre músicos debe existir una camaradería que permita la construcción de puentes hacia un fin común: la trascendencia musical.

En conclusión, si eres ese músico que sigue enfocándose en ponerles el pie a los demás, tarde o temprano te vas a rezagar. Mejor trabaja duro en tu banda, sé sincero y genera confianza con otros músicos que buscan lo mismo que tú. Seguramente y sin proponértelo, encontrarás a los mejores amigos de tu vida y que te ayudarán a progresar más de lo que imaginaste, porque los verdaderos artistas somos sinceros, contagiamos a otros de esa bondad y compartimos la prosperidad.

Anuncios

Un comentario en “10 pasos para fracasar como banda emergente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s