Eres músico, ¿para qué demonios te preocupas por la política?

Estándar

Notas Acusmáticas

Infinidad de veces he escuchado decir algo similar: “no tiene nada que ver la música con la política”, “¡qué hueva!”, “yo me la llevo tranquilo por la vida, soy músico”, “por eso no leo las noticias, pura información fea”, “deja esos asuntos para los políticos”. En serio…

Conozco muchos músicos que se la llevan campechana, sin preocuparse siquiera por las noticias del día, que piensan que una cosa no tiene nada que ver con la otra. En el mismo sentido, la mayoría de la gente navega por la vida quejándose de los malos gobiernos, de la corrupción, de la impunidad, de los asaltos, de los feminicidios, de los desaparecidos, del desempleo, de la contaminación, de las marchas… Pero jamás se preocupan por cambiar aquello que los aqueja, hasta que no les llega la tragedia a sus hogares.

Con todo, tampoco es suficiente un violento asalto a mano armada para que se cuestionen si serviría de algo salir a marchar, si serviría de algo firmar una petición en Change.org, si serviría de algo compartir información en sus redes sociales. No. Los grandes activistas siempre son personas que han recibido con inmenso dolor a la muerte en la puerta de su casa. No obstante, tampoco lo son quienes han soportado un secuestro, incluso una mutilación o cosas espantosas, porque les da miedo hacer algo. Sólo cuando llega el sentimiento de que ya no tienen nada que perder, entonces sí, la gente reacciona.

Es extraño el comportamiento del ser humano. ¿Por qué esperar a que la tragedia nos llegue, cuando podemos actuar antes y prevenirla? ¿Por qué compadecer a quienes han sufrido en carne propia el horrible destino de no saber si su hijo está vivo o muerto?, ¿por qué no hacer algo más para ayudarles? ¿Por qué esperar a que te roben? ¿Por qué esperar a que violen a tus mujeres y las asesinen? ¿Por qué esperar la muerte de un familiar?

Los países “primermundistas” son llamados así porque los cambios vienen de su gente. Así debe de ser. No podemos esperar que el progreso venga desde arriba, de los políticos que tanto criticamos, es el pueblo el que debe organizarse. ¿Acaso no han enjuiciado en otros países a presidentes, gobernadores, primeros ministros que eran corruptos? Hasta en Guatemala, comúnmente utilizado burlonamente como ejemplo de cuando vas de mal en peor, ha tenido el privilegio de que su pueblo haga democracia y justicia. ¿Por qué no en México?

Les diré por qué. Nuestro pueblo ha sido históricamente maltratado, humillado, conquistado. A pesar de ser gente trabajadora, fuerte, ingeniosa y pacífica, siempre nos han venido a mandar, a despojar y a engañar. Los políticos, los poderosos, la gente de arriba o como quieran llamarles, han aprovechado esa situación para saquear nuestros inmensos recursos naturales y utilizar nuestra capacidad de trabajo para su beneficio, la “mano de obra barata”.

¿Y qué demonios tienen que ver los músicos en esto? Pues mucho. Todo artista o figura pública que goce de un número de seguidores, sea pequeño o grande, tiene una gran responsabilidad en sus manos no solamente con su base de fans, sino con la sociedad de la que emanan. Así como les debemos la gratitud de que escuchen nuestra música, nos den un like, acudan a nuestros shows o compren nuestra mercancía, también tenemos el compromiso irremediable de ser su voz, de ser un ejemplo a seguir, de ser luz en la oscuridad.

Dicen por ahí que un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y el hecho de que exista una sola persona o 50 mil que te admiran, significa poder. Poder de convocatoria, poder informativo, poder de convencimiento… El poder es la capacidad de influir en la conducta de otra persona, por lo que estando en un escenario, hablando en la radio, saliendo en la televisión o en la prensa, forzosamente nos convierte en figuras públicas con un compromiso o responsabilidad con la sociedad.

Nadie podrá negar sentir admiración y respeto por sus bandas favoritas. En algún punto de nuestras vidas, muy probablemente hemos pensado en cambiar algún hábito o agregar algún otro, simplemente porque supimos que uno de los artistas que seguimos hace esto o no hace aquello. Particularmente en el caso de los que somos músicos, por eso les llamamos “influencias”, porque modifican nuestra manera de hacer música pero también nuestro modo de vida.

Nuestras sobrinas Yoyo y Miki, de 7 y 9 años de edad respectivamente, se han maravillado una y otra vez cuando ven nuestros videos, cuando nos ven rockear, cuando escuchan sonidos que no saben bien de dónde provienen y les causa admiración y curiosidad al ver a sus tíos llenos de lucecitas en YouTube. Por eso en L.E.D.S. (Light Experience & Dynamic Sound) estamos decididos a llevar un mensaje de paz, de unión, de amor, de correspondencia con nuestro país y con el mundo.

Y nuevamente pregunto, ¿por qué interesarnos por la política? Muy sencillo, la política es la forma ideológica que centra el poder en un grupo de personas que lideran y velan por las garantías de una población, es decir, a través de la política se procura el gobierno y la organización de las sociedades humanas. Por eso debemos poner la política de nuestro país en las manos de los ciudadanos, quienes somos los principales interesados en el progreso de nuestras comunidades.

Para nosotros los músicos, no debe tratarse nada más de tocar por tocar. Tenemos una gran responsabilidad por delante: la de ser un ejemplo para las nuevas generaciones, de criticar lo malo y destacar lo bueno que hay en nuestro país, de exaltar la cultura y el arte, de preocuparnos por hacer un llamado de conciencia, de tomar la política en nuestras manos e invitar a nuestros seguidores a ser mejores personas cada día, lo cual nos llevará inevitablemente a mejorar nuestro entorno. También de eso se trata el arte, de trascender, de generar reflexión, de ser sensibles y contagiar a los demás.

Hay que recordar que el rock desde sus inicios, como elemento antagónico de la sociedad de la posguerra, se perfila como una manifestación tanto artística como de rebeldía en contra del sistema, pues va acompañada de una fuerte carga ideológica que construye un puente entre la música y la protesta.

Así que si te consideras un músico rockero, quizá deberías replantear tu interés por la política de tu país, ¿o qué le dirías al respecto a los cientos de músicos que en algún momento han protestado a través de su arte?:

The Beatles, Rolling Stones, Black Sabbath, Pink Floyd, Bob Dylan, Creedence, Nina Simone, The Doors, Jimi Hendrix, Johnny Cash, Neil Young, Nine Inch Nails, R.E.M, Billie Holiday, The Clash, Alice Cooper, Bruce Springsteen, Metallica, Public Enemy, Bob Marley, Peter Gabriel, Midnight Oil, Frank Zappa, Sex Pistols, Iggy Pop, U2, Pussy Riot, Green Day, Pearl Jam, Smashing Pumpkins, Rage Against the Machine, Muse, System of a Down, Moby, Santa Sabina, Molotov, Resorte, Calle 13, Bersuit Vergarabat, Los Fabulosos Cadillacs, Panteón Rococó, Café Tacvba, Caifanes, La Barranca, La Maldita Vecindad, El Tri…

¿Cuántos de ellos influyeron en tu vida, en tu música?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s