Cuando los músicos se convierten en su propio medio

Estándar

Notas Acusmáticas

07/09/2017

La semana pasada escribí sobre la explotación que sufre la mayoría de las bandas emergentes a manos de las mal llamadas “promotoras culturales”, que lo único que promueven es el abultamiento de sus bolsillos a costa del esfuerzo de los músicos, generalmente sinceros, que lo único que buscan es dar a conocer su proyecto original.

Pero las promotoras no son las únicas que abusan de la ingenuidad y del hambre de ser escuchado del joven músico. También muchos medios de comunicación independientes complementan la mancuerna de la explotación. Paradójicamente, aquellos que nacieron supuestamente con la convicción y ética que marca la noble labor del periodismo y que debieran ser los principales aliados de los músicos, me refiero a los medios independientes, son también quienes, en el supuesto de “hacerte el favor de difundir tu música”, sabiéndolo o no, colaboran con el principal enemigo de la misma industria independiente a la que pertenecen: el negocio. No quiero decir “dinero”, porque a final de cuentas vivimos en un mundo capitalista en el que, nos guste o no, requerimos de la moneda de cambio para subsistir; sin embargo, el dinero no debería ser jamás el principal factor que mueve la música ya que, siendo una actividad artística, su función primordial es la de ir en contra del sistema, servir de protesta, servir de escape a nuestra dolorosa realidad y moldearla en otra distinta, desde el punto de vista de la expresión artística, lo cual va de la mano con el periodismo.

Sin lugar a dudas, “el amor al arte” debería ser el motor del mundo y hasta cierto punto la labor del periodismo también tiene un matiz artístico. Escribir una crítica o una reseña, fotografiar, producir un video, realizar una entrevista, difundir un proyecto… todo ello que hacemos los comunicólogos se acerca, en muchos casos, a una expresión totalmente artística, en la que la creatividad, la sinceridad y el amor que se le pone ayuda a construir un mejor contexto social por medio de la conexión que generan su transmisión y su posterior recepción.

Las Ciencias de la Comunicación están totalmente relacionadas con el arte y sobre todo, con la música. Creo que sobra explicar nuevamente por qué considero que la música es el arte que comunica más, por encima de cualquier otro. Por ello es que me impresiona y entristece encontrar en el camino a medios de comunicación que, si bien ofrecen un espacio de difusión para las nuevas bandas y el cual se agradece, lo angustiante es que a veces ni siquiera se toman la molestia de escuchar tu EP completo, en ocasiones ni siquiera una canción, o tampoco de leer el Press Kit que tanto te exigen. ¿Para qué lo quieren si no lo van a “ler”, como diría Nuño? Inclusive también quedan muy formales en una fecha y a la mera hora la cancelan o a veces de plano dejan de contestar los mensajes, como si esa actitud de ignorar a las bandas las fuera a desaparecer. Algunos de estos medios olvidan que es necesario formar alianzas con los demás proyectos independientes para poder subsistir, crecer y fortalecerse, no pueden ponerse en el plan de “Rockstars” del periodismo. Tanto medios como bandas independientes se necesitan mutuamente.

Por supuesto que existen grandes excepciones y son las que se quedan grabadas en el corazón. Sin embargo, en la labor de difusión de nuestra “Niña Espacial”, en L.E.D.S. (Light Experience & Dynamic Sound) hemos conocido comunicadores independientes de todo tipo: desde los que se cuadran a un guión prestablecido con las mismas preguntas de cajón para todas las bandas porque habitualmente “no tienen tiempo” de escuchar a todos sus entrevistados, lo que, hay que decirlo, revela una falta de compromiso con la profesión que estudiaron; por otro lado, también hemos conocido titulares de medios que hacen su labor con un profesionalismo ejemplar, se toman la molestia de acudir a ver a las bandas incluso antes de invitarlas a su programa, leen su Press Kit y hasta solicitan mayor información antes de la entrevista, sorprendentemente algunos de ellos no estudiaron para periodistas pero se toman en serio lo que hacen y siempre tienen abiertas las puertas de su medio para las bandas que también le echan ganas a su profesión. Estos últimos son los que inclusive generan una amistad con los grupos porque no solamente conectan con su música, sino con ellos como personas, y son los espacios que más se agradecen y disfrutan.

En las entrevistas que hemos tenido con L.E.D.S. nos habíamos topado también con músicos que decidieron formar algún medio de comunicación, principalmente por la necesidad de construir más espacios de difusión y brindar oportunidades a otras bandas, pero en su gran mayoría en algún punto de la entrevista se siente que falta algo, ya sea porque no son entrevistadores profesionales o porque no se toman en serio su papel de periodistas. Pero ayer tuvimos una grata sorpresa al acudir al programa “Charlas y Chelas” del portal Rey Decibel.

Hicimos todo el simulacro: contactarlos en sus redes sociales, mandar Press Kit, etc., para agendar una entrevista que muy amablemente nos proporcionaron. La pronta respuesta y la actitud abierta nos dejó una muy buena primera impresión y ambas partes difundimos el evento desde antes, como debe de ser, con los respectivos flyers y publicaciones.

Llegó el día de la entrevista y acudimos puntuales a la cita, como siempre. No obstante la buena coordinación previa, ignorábamos que compartiríamos entrevista con otra banda, Seven Seas, nos enteramos ese mismo día, pero no nos molestó, al contrario, siempre es grato conocer más bandas talentosas que se toman en serio esta profesión, como nosotros. Cuando llegaron los entrevistadores, Cheko y César, nos enteramos de que también son músicos de otra banda que igualmente anda en su lucha por un lugar en la escena emergente, Noche de Quiz. De inmediato nos sentimos cobijados por ellos, identificados y en un muy buen ambiente de trabajo: el espacio, la plática, el audio, todo salió perfecto, literal hasta las chelas nos invitaron.

Platicando al finalizar la entrevista, supimos que ambos estudiaron Comunicación y fue cuando nos cayó el veinte: por eso salió tan bien, sin duda una de las mejores entrevistas que hemos tenido, porque son músicos pero también periodistas, saben lo que sufren las bandas independientes y también lo que necesitan por parte de los medios. “Charlas y Chelas”, un concepto sublime para hablar sobre música emergente. Una experiencia que nos encantaría repetir.

Mi conclusión es que lo que hace falta en la industria independiente, englobando tanto a músicos como comunicadores y foros, es mayor sensibilidad, para comprender que las tres profesiones deben tomarse en serio, con “profesionalismo”, compromiso, sinceridad, entrega y pasión, como el arte. Así, las cosas salen bien, se disfrutan, dan ganas de repetirlo e inevitablemente todos salen ganando, porque el público lo siente y “conecta” con la música, con el lugar y con el medio independiente.

#LEDSROCKBAND

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s